PIROPOS

No te digo algo bonito te digo algo sincero, mi cariño es infinito y mi amor es verdadero.
Al poco tiempo de conocerte me empezaste a gustar, y ahora que te conozco no te puedo olvidar.
Como amigo te conocí, como amigo te acepté, pero tarde me di cuenta que de ti me enamoré.

Cuando la noche tiende su manto y el firmamento viste de azul; no hay un lucero que brille tanto como esos ojos que tienes tú.

Cuando te haga sufrir nunca pienses en llorar, solo debes pensar en ser feliz y perdonar.
Cuando te ví, temí conocerte, cuando te conocí temí quererte y ahora que te quiero temo perderte.

Cuando vayas a la playa, no te tumbes en la arena, pues te pueden confundir, con una bella sirena.
Dicen que tus manos pican, para mí son amapolas; también pican los rosales y de ellos salen las rosas.

El beso es una sed loca, que no se apaga con beber, se apaga con otra boca que tenga la misma sed.

El Papa de Roma merézcase mi perdón, porque me ha oído decir que te quiero más que a Dios.

Entre rosas he nacido, entre espinas moriré, pero a ti, amor mío, jamás te olvidaré.

Es triste mirar el mar en una noche sin luna, pero es más triste amar sin esperanza alguna.

La naranja nació verde y el tiempo la maduró, tu corazón nació libre y el mío lo cautivó.

Mis padres, porque te quiero, me quieren desheredar, más vale lo que te quiero que lo que me puedes dar.

Previous Post

Adivinanzas

Next Post

Proverbios Chinos